Uruguay|

El año 2020 nos encuentra mucho más conscientes de los momentos de inflexión histórica que otras generaciones. Una pandemia mundial que llegó en un abrupto, una irrupción acompañada por una incertidumbre que la ciencia aún no ha logrado cubrir, que viene a colocar fronteras de lo que fue y lo que será. Ese abrupto se ha colado desde las relaciones colectivas así como la reinvención /negociación de las relaciones de la unidad familiar que son construidas de maneras distintas, dependiendo del país, género, raza y situación socioeconómica. Es totalmente diferente cuando la incertidumbre de un virus viene acompañada de la incertidumbre del alimento, que no es otra cosa más que la incertidumbre de seguir vivo.

El proyecto “Territorios de Buentrato” tiene anclaje en el municipio F, ubicado en el noroeste de la configuración geográfica montevideana. Este municipio está dentro de una zona que está atravesando fuertes transformaciones en los últimos tiempos, caracterizado por la presencia de un fuerte proceso de metropolización que implica la irreversible pérdida del uso rural del suelo y la implantación de actividades económicas de tipo logísticas, industriales e informacionales que desata un proceso de acumulación que se refleja en el uso del suelo y el acceso desigual al mismo.  

Dentro de este entramado, el proyecto se propone colocar la mirada en las juventudes suburbanas para dialogar sobre la pandemia desde un estilo musical/vivencial que toman como expresión de vida: El Rap. Este es un estilo musical que es asociado a un verseo de resistencia al status quo, a un poder hegemónico contestado desde la construcción de una identidad y verseo nacido desde lo barrial y comunitario. El rap emerge como una voz emancipadora que canaliza los sentires de las juventudes barriales desde espacios no hegemónicos constituyendo así al/la rapero/a como el narrador/a de su barrio.

Siendo así, verseamos rap desde el centro juvenil Sebastopol, en donde junto a tambores de candombe, hilamos miradas colectivas sobre los sentires y vivencias desde el barrio, en medio de una pandemia que profundiza procesos estructurales que venían operando desde antes y permean la forma de transitar el territorio.

Entonces, ¿Te animás a escuchar lo que los/las adolescentes de Sebastopol tienen para contar?

 

Rocío Silvero – Voluntaria Profesional en el proyecto “Territorio del Buentrato”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window