En América Solidaria reconocemos tres factores diferenciadores de nuestra propuesta:

Vocación por la infancia y la adolescencia

Nuestra fundación se enfoca en el trabajo con niños, niñas y jóvenes, relevando sus derechos y siendo garantes de su desarrollo y de su participación plena en la sociedad.

Constatamos que las mayores privaciones de libertad, las injusticias más silenciosas y demoledoras se dan en esa edad. Estamos seguros que donde existe el mayor impacto de la desigualdad y la pobreza en la vida de las personas es en la infancia, y que la privación de las oportunidades hipoteca gran parte de su futuro.
suspendisse ultrices gravida. Risus commodo viverra maecenas accumsan lacus vel facilisis.

Alianzas colaborativas

 

No trabajamos solos, articulamos soluciones colectivas y trabajamos juntos por una causa. Las alianzas colaborativas con organizaciones, empresas, estados y muchas personas, son un sello de América Solidaria y estamos convencidos que sólo colaborando con otros lograremos resultados pertinentes y sustentables para la superación de la pobreza y las desigualdades del continente.

 

Interculturalidad

 

Entendemos la interculturalidad como la experiencia virtuosa que se produce cuando todas las personas son valoradas como iguales; celebrando las diferencias como un hallazgo y acercando la propia cultura a la cultura del resto, reconociendo la riqueza individual, los derechos de todos y la esencia común de la humanidad. La construcción de las relaciones entre los países de nuestro continente, debe darse en el cruce de nuestras culturas diversas, ricas y necesarias. En América Solidaria la interculturalidad se vive sobretodo en nuestro cruce continental de voluntarios. Su adaptación a otros países y la convivencia entre ellos, se suma al testimonio que dejamos en los territorios de los proyectos al insertar profesionales extranjeros cooperantes.