Testimonios|

Tras haber recibido una formación en Psicología, realicé pasantías en dos organizaciones que me dieron la oportunidad de trabajar con niños y niñas que asistían a escuelas ubicadas en zonas en situación de vulnerabilidad. El fin era  poner en práctica los conocimientos recibidos durante mis estudios.  Luego me sumé a América Solidaria Haití como voluntario, lo que me permitió continuar con un trabajo que tanto me fascinaba: trabajar con y para el beneficio de las y los niños. 

Desde agosto de 2020, mi voluntariado con ASH me ha llevado a conocer a personas fabulosas, que se preocupan por ver a las y los niños de sus comunidades educados/as y felices, pero que a veces no tienen herramientas suficientes para lograrlo. Y también he conocido a esos niños y niñas que han demostrado tener un fuerte deseo de aprender. En ese contexto, a través del proyecto “Educación para la transformación de Balan”, intentamos estimularlos e inculcarles los conocimientos necesarios para convertirse en personas , educadas y capaces de ir más allá de sus límites y de los de su entorno, en busca de un futuro mejor.

Conocer y trabajar con los niños y niñas o con cualquier otro actor que contribuya a su aprendizaje, como profesores y padres, me gusta mucho. Cada reunión con cada uno de ellos y ellas es una ocasión para aprender cosas interesantes sobre la vida en la comunidad o sobre la historia de la escuela. Esto me permite comprender mejor cada nueva situación, cada nueva etapa que surge. La gran motivación que suelen mostrar los niños y niñas y sus padres al  participar en las actividades, es también una verdadera fuente de motivación para mí.

Pese a que mi voluntariado no está exento de dificultades, todavía quiero llevarlo a cabo. Hoy, estoy avanzando hacia el final de mi compromiso con ASH. La situación actual de inseguridad en Haití y el tener que transitar por zonas consideradas “sin ley” cada vez que voy a mi lugar de trabajo, se ha transformado en una fuente de estrés. Este estrés, que al principio fue menor,  se ha incrementado paulatinamente con el aumento de los casos de violencia en la ruta que conduce al lugar donde se ubica el socio territorial.

Sin embargo, aparte de ciertos parámetros que no dependen de mí y que a veces cambian el rumbo de las actividades, mi voluntariado en América Solidaria Haití ha demostrado ser una experiencia profesional muy gratificante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window