Chile 26-07-2019

¡Presentamos nuestra memoria y balance de 2018! Por primera vez tenemos una versión para niños y niñas.

Durante el año pasado realizamos muchas actividades para apoyar y ayudar a los niños, niñas y adolescentes de nuestro continente y Chile frente a la vulneración de sus derechos. América Solidaria funciona desde el convencimiento de que juntos, todos los países y voluntades, podremos hacer un cambio en la realidad de la desigualdad en la que habitamos.

Como todos los años, hacemos pública nuestra Fecu Social, en la cual damos a conocer nuestras cuentas, gastos y en qué los utilizamos como fundación. El pasado 2018, pudimos llegar a más países que nos necesitaban tal como Guatemala, Bolivia y El Salvador, a parte de los países en que ya estamos trabajando.

Logramos crecer en un 40% en cantidad de proyectos en comparación al 2017. Este fue posible bajando los costos de gestión de nuestros voluntarios y voluntarias, y así ser realmente eficientes. En 2018 nos propusimos un cambio, y por eso pudimos llegar a más lugares y más niños y niñas, de la forma más óptima posible.  También fue importante trabajar con la Sociedad Civil, y así funcionar en conjunto como actores sociales relevantes.

Más de 60 mil personas aportan y confían en nosotros con nuestra misión por los niños y niñas de América. A ellos es quienes escuchamos y por lo que nos movilizamos a diario, además de la importancia en la  infancia.

Frente a todos estos hechos Tomás Reyesdirector ejecutivo de América Solidaria destaca, “tenemos que ser cada vez más transparentes, más eficaces y, especialmente, debemos estar más cerca de quienes decimos representar”.

En los tiempos que vivimos es indispensable ser transparentes con lo que hacemos y en qué gastamos. Así fortalecemos la confianza que tenemos con nuestros socios, voluntarios y los principales beneficiados con nuestro trabajo: los niños, niñas y adolescentes de Chile y el continente. Así podemos seguir luchando contra las vulneraciones y desigualdades en la infancia.

Tras los cientos momentos que nos motivaron a seguir trabajando por nuestra causa para fortalecer los derechos de los niños, solo nos queda tomar las cosas buenas del 2018 y potenciarlas este 2019, y seguir con nuestros proyectos, con nuestros enfoques pertinentes a la realidad de cada niño y niña en situación de vulnerabilidad.

Con todos estos esfuerzos logramos juntar ganas para que este año 2019 podamos seguir impulsando nuestros proyectos para lograr la dignidad y felicidad de todos los niños, niñas y adolescentes del continente. 

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web